Banco Santander
Una sucursal del Banco Santander. EUROPA PRESS

El Banco Santander y su filial en Polonia, Bank Zachodni WBK, han acordado la compra del negocio minorista y de banca privada de Deutsche Bank Polska, excluyendo su cartera de hipotecas en divisa extranjera e incluyendo las acciones de DB Securities por un importe estimado de 305 millones de euros.

En una nota remitida este jueves a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el Santander explica que esta compra "reforzará la posición de Bank Zachodni WBK como tercera entidad financiera de Polonia, con 6,8 millones de clientes y una cuota de mercado de más del 11,7% en créditos y del 11% en depósitos". BZ WBK se convertirá en la entidad líder de banca privada en el país, añade.

La adquisición incluye el negocio de banca comercial y banca privada, la actividad de pymes de Deutsche Bank Polska, su unidad de gestión de activos y su red comercial, con 113 sucursales y unos 1.500 empleados.

El negocio adquirido tiene 4.350 millones de euros en activos, 4.300 millones en créditos y 2.505 millones en depósitos de clientes, según datos a 30 de junio de 2017.

Tras la compra, el banco resultante tendrá unos 39.800 millones de euros de activos totales, 30.300 millones de euros en créditos y 28.300 millones de euros en depósitos de clientes.

La presidenta de Banco Santander, Ana Botín, considera que tienen un gran banco en el país, "con la mejor plataforma de banca móvil del país", y explica que "en los últimos años, Polonia ha destacado como una de las economías de mayor crecimiento de Europa", por lo que cree que tienen potencial para continuar creciendo.

"Esta adquisición refuerza nuestra posición en segmentos de negocio importantes, como banca privada y pymes, y nos permite, además, seguir generando rentabilidad para nuestros accionistas", añade.

Se espera que la operación, que está sujeta a las aprobaciones correspondientes, se cierre antes de finales de 2018. Está previsto que genere una rentabilidad sobre la inversión del 15% en 2021 y que tenga un impacto positivo en el beneficio por acción (BPA) de Santander, en tanto que "no tendrá efecto material sobre los ratios de capital del grupo".