Así, señala en un comunicado que en los últimos cinco años la deuda viva se ha reducido en más de 150 millones de euros, de los cuales 47,7 millones, un 35 por ciento, se han minorado durante el ejercicio 2016.

"Este gobierno está ejecutando una estrategia presupuestaria saneada y de reducción del endeudamiento sin que eso suponga nuevos recortes en los servicios públicos y en las inversiones como los que se produjeron en el anterior mandato", explica el delegado de Hacienda y Administración Pública, quien recuerda que el propio Partido Popular solicitó un crédito durante su mandato superior a los que se han solicitado hasta ahora en el presente ejercicio.

"En otra ocasión se pidió para pagar a proveedores, y ahora se pide para inversiones públicas. Recurrir al crédito no es negativo si se hace con un fin que responda al interés general y en buenas condiciones de mercado", apunta el delegado.

Castillo, además, recordó que el año 2017 lo cerró Sevilla con uno de los niveles de endeudamiento por habitante más bajo de las grandes ciudades andaluzas y españolas y que la cifra sigue bajando. "Estamos aplicando un criterio básico año tras año, se pueden solicitar créditos por un importe inferior a la deuda que se amortiza para que así el Ayuntamiento esté cada año menos endeudado", apunta el delegado.

En este sentido, Castillo además subraya que las inversiones vinculadas a créditos "no se pierden porque un año no se concluya su ejecución porque se trata por ejemplo, de obras plurianuales, sino que se incorporan como remanentes a los siguientes ejercicios, como ocurrirá por ejemplo en 2018".

"Hay que hacer propuestas serias y con rigor, como lo es el proyecto de presupuestos. Si el PP no quiere recurrir a créditos y quiere bajar todos los impuestos, qué diga qué inversiones quiere recortar y que lo explique a la población", recalca el delegado.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.