De izquierda a derecha, Cabrera, Martínez y Junquera
De izquierda a derecha, Cabrera, Martínez y Junquera EUROPA PRESS

Una petición, como han explicado este martes responsables del sindicato, con la que la dos trabajadoras esperan poder reincorporarse a sus puestos, además de solicitar una indemnización, por vulneración del derecho al honor.

Así lo han señalado en rueda de prensa la secretaria general de la Federación de Sanidad de La Rioja, Carmen Martínez Román; el presidente del Comité de Empresa de la FHC, Suso Junquera; y el secretario general de la Federación esatal de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CCOO (FSS-CCOO), Antonio Cabrera.

Junquera ha incidido en que los despidos se remontan al pasado mes de septiembre, en las personas de dos empleadas de la Fundación, "tituladas superiores, con sus plazas ganadas por oposición y coordinadoras de sus áreas", en concreto, de Logística y Compras y de Mantenimiento.

"Pero hubo -ha añadido- un proceso previo de un mes, en el que ambas sufrieron conductas de acoso laboral que plasmaron en dos denuncias que el Comité de Empresa presentó al Patronato de la Fundación, y que se registraron en el mes de agosto en la Consejería de Salud".

En la primera de las denuncias, se relataban "presiones probadas y reiteradas en el tiempo" a una de las coordinadoras por parte de la Gerencia de la FHC en relación de un proceso de contratación de compras de diverso suministro para el centro hospitalario.

Ante presuntas irregularidades -como la petición expresa, dicen, del gerente de la FHC, para fraccionar las compras de modo que no fuera necesaria su publicidad-, que la trabajadora denunció, fue relevada de sus funciones, que pasaron a la segunda coordinadora. En este caso, la trabajadora denunció llamadas de la Gerencia "dándole cantidades y nombres -Javier y Pancho-" a los que hacer esas compras.

"Todo se puso en conocimiento del Patronato, que, por sorpresa y de forma urgente, el 6 de septiembre, sin antes hacer ninguna averiguación, decidió el despido de ambas trabajadoras", que ambas recurrieron. En el acto de conciliación previo al juicio, que se celebró el pasado 4 de octubre, "la Gerencia apareció con sendos talones para que reconocieran el despido improcedente".

Para Junquera, "es inmoral que un gestor público reconozca la improcedencia de un despido y que pretenda pagar una indemnización que va a salir del bolsillo de todos". "Estamos ante un problema laboral, pero sobre todo, ante un tema político, porque está causado por políticos, que deben reparar el daño sufrido por inocentes, a las que se han vulnerado sus derechos", ha señalado.

Por su parte, Antonio Cabrera ha incidido en que "entendemos que es un tema político, por lo que intentamos una reunión con la consejera de Salud", algo a lo que no han tenido respuesta, aunque ha subrayado que "aún estamos a tiempo hasta el juicio de febrero para llegar a un acuerdo, lo que perseguimos es que las dos empleadas sean readmitidas y en esto estamos empeñados".

Por eso, ha avanzado que el sindicato se va a personal en el juicio como coadyuvante "para respaldar a dos de nuestras afiliadas que en todo momento han actuado como profesionales". Además, los servicios jurídicos de CCOO están contemplando ampliar la demanda, "porque se ha atentado contra el honor de las trabajadoras".

Cabrera ha lamentado que "no es el único caso" similar en la sanidad riojana, y ha citado que "en la otra Fundación, se ha amenazado también a delegados de Comisiones Obreras". "No podemos permitir este tipo de actuaciones, no consentiremos que se vaya contra el empleo público, que no puede ser un cortijo, no puede ser a demanda de un consejero o de un gerente, debe ser de los trabajadores", ha finalizado.

Consulta aquí más noticias de La Rioja.