A partir de la próxima primavera, los gorrillas que se dedican a buscar aparcamiento y vigilar coches en Sevilla verán mermada su actividad económica debido a una nueva iniciativa del gobierno local que espera aprobarse en enero.

Se trata de una herramienta legal gracias a la cual agentes de la Policía Local podrán requisar el dinero que esta persona lleve encima por considerarlo derivado de un práctica ilícita.

Esta medida se engloba dentro de la nueva ordenanza antivandalismo y con ella se pretende, ante la imposibilidad de multar a los responsables por ser personas insolventes y tras el fracaso de propuestas anteriores, dar un nuevo paso en la lucha contra esta extendida práctica.