Dani Muriel
Dani Muriel ARCHIVO

Dani Muriel da vida a Miguel, un joven mantenido por su novia en Escenas de Matrimonio (Telecinco, los Martes a Sábado a las 21.30 h). En el momento de nuestra llamada le encontramos guardando la compra que acaba de hacer.

¿Le dejan hacer la compra tranquilo?

Es flipante, te reconoce todo el mundo, desde las cajeras a los chavales. Siempre intento ser amable y la gente te trata con cariño. Una señora me dijo el otro día que había superado una depresión gracias a nosotros.

El suyo es un trabajo perfecto, haciendo el vago y con una chica guapa.

Supongo, es muy cómodo trabajar en pijama. Hay muchos tíos que me dicen "de mayor quiero ser como tú" aunque se refieren al personaje. De todas formas para hacer de vago hay que trabajar mucho (risas).

¿Le gustaría que le mantuvieran como en la serie?

No, que va. Lo de ser ama de casa lleva mucho trabajo y además no podría quedarme en casa tanto tiempo, necesitaría salir y hacer cosas.

Una vez hacía como que me tocaba por debajo de las sábanas y parecía de verdad..."

¿No se dan situaciones embarazosas con la cantidad de escenas de cama que hacen?

(Risas) Miren y yo no hicimos el cásting juntos y la verdad es que tenemos mucha química, y eso se nota. Lo mejor es tomárselo con filosofía e intentar que sea agradable para ambos y que resulte creíble. Una vez hacía como que me tocaba por debajo de las sábanas y parecía de verdad...

¿Y que le estaba tocando?

(Risas) No lo sé, pero nada, era todo ficción.

¿Y no ha surgido el amor?

No, ha habido gente en el equipo que ha pensado que éramos pareja, pero no, somos compañeros.

¿Cómo lleva su madre eso de tener un alter ego a la que ponen verde?

Mal, porque la gente piensa que es mi madre de verdad (risas). En un capítulo decíamos que a la madre de Miguel (su personaje) se le había roto una pierna y a mi madre le preguntaban cómo se encontraba. A veces se le acerca gente y le dice "hay que ver cómo te pone tu nuera".

¿Porqué le dio por la interpretación?

Desde pequeño siempre fui muy payaso y a los cinco años empecé a hacer actividades extraescolares de teatro. Más tarde empecé filología inglesa pero me dije ¿qué hago yo aquí? Así que me fui a Madrid y busqué academias de interpretación y al final entré en la Escuela Superior de Arte Dramático, y me licencié.

De pequeño imitaba las voces de todo Barrio Sésamo"

¿Y que hacen allí dentro?

(Risas) Lo bueno de la ESAD es que es muy completa. He hecho esgrima, flamenco, canto, mimo, acrobacia... y luego las teóricas.

¿Y le quedó alguna asignatura?

No, de hecho saqué varias matrículas de honor... (risas). Lo cierto es que es difícil suspender porque estar allí es una gozada y si estás es porque te gusta.

También hace doblaje, por ejemplo, le puso la voz a Emile, una de las ratas de Ratatouille...

Sí, fue muy complicado porque no era mi voz. Los de Disney escucharon una prueba mía y les gustó un tono de toda la prueba y luego en el doblaje lo tuve que mantener todo el rato.

Así que es bueno poniendo voces...

Sí, de pequeño imitaba a todo Barrio Sésamo.

En la serie le ponen como una máquina sexual... ¿se parece usted a su personaje?

(Risas) No sé que decirte... Quien tenga que hablar que hable. Yo procuro preocuparme por mis parejas.

En nochevieja los matrimonios se van a conocer ¿tenía ganas?

Sí, nos apetecía. Nos vemos todos los días en el plató y teníamos ganas de tener un encuentro en la ficción. Espero que dure y sigamos viéndonos, aunque sea en el portal.

¿Tiene algún proyecto en mente?

Ahora estoy los fines de semana con una obra de teatro que se llama Leonor de Aquitania y se va a estrenar una peli que se llama Ocho citas, con un montón más de actores. Me han ofrecido alguna cosa, pero no tengo tiempo.

¿Un sueño que le quede por cumplir?

Me encantaría ir a Hollywood y hacer una peli de acción y de tiros.

BIO:

Este actor vallisoletano tiene 30 años y actualmente vive solo. Además de ser un cinéfilo convencido practica el Boxeo.