Cerdo colgado
Cerdo colgado EQUO CANTABRIA

Equo Cantabria explica en un comunicado que, según la Junta Vecinal de Otañes, administración organizadora del acto, el día de la matanza del cerdo, que el año pasado se celebró el 13 de diciembre, es una jornada que fomenta la cultura y la tradición popular y que recuerda una costumbre de muchas familias del valle.

Se trata de una tradición que consiste en la matanza del cerdo, tras un año de crianza natural, y su posterior exhibición en la plaza del pueblo del animal muerto, colgado en el edificio de la Junta Vecinal, el cual, al día siguiente, será cortado y cocinado en la plaza con la degustación de picadillo y platos cocinados por los vecinos e invitados.

Para Equo, se trata de un acto "denigrante y poco educativo", además

de "contrario a las conductas cívicas y a las normas sanitarias". Señala además que "seguir recurriendo a la muerte de un animal para deleite de los vecinos y vecinas del lugar resulta anti diluviano".

"No solo es un acto de mal gusto, sino que atenta a la dignidad animal y a la dignidad de las personas que amamos a los animales", ha recalcado la coportavoz de Equo Cantabria, Dolores Póliz.

Por este motivo, la organización ha solicitado al Ayuntamiento de Castro Urdiales y a la Junta Vecinal de Otañes que se evite la exposición del cerdo muerto colgado en la plaza, al tiempo que señala el "posible incumplimiento" de las normas sanitarias, por lo que pide que se hagan los "controles necesarios" para garantizar la salud de los participantes.

Para Equo, siendo una administración pública la que "organiza, promueve y ejecuta" el despiece del animal, debería ser "especialmente escrupulosa" a la hora de cumplir las medidas sanitarias en la matanza, conservación y despiece del cerdo.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.