Según un comunicado remitido por la empresa, durante el lunes, "han sido varios los vehículos que han amanecido con daños provocados específicamente para impedir su funcionamiento". Además, "se han sufrido destrozos en las instalaciones, en las que se han reventado cerraduras y se han colocado bridas de acero para impedir la salida de autobuses y furgonetas". Todo ello, según la empresa, "con la clara intención de impedir la normal realización de los servicios mínimos anunciados.

Desde la empresa se apunta también a que por el momento, en el segundo de los días de paro convocados para este martes, no se han registrado incidentes.

Señalan que desde el principio de este proceso las intenciones de los enlaces sindicales eran "claras y así lo demostraron al no querer aceptar ninguna de las ofertas realizadas por la empresa en la mesa de negociación celebrada el pasado viernes día 1, a pesar de que la dirección de La Sepulvedana se mostró totalmente abierta al diálogo". Para la dirección, "el propósito era llegar a la huelga, y más aún, tratar de hacer todo el daño posible con los paros convocados".

También se critica desde la empresa que los piquetes colocados en la estación de autobuses "han paralizado la salida de los vehículos que han podido llegar hasta allí, lo que ha obligado a la empresa a recurrir a la Policía Nacional para establecer el orden".

Añade que los enlaces sindicales están difundiendo "informaciones sesgadas, que hablan de falsos plazos en impagos de nóminas, o de incumplimientos de la concesión que no son tales, a pesar de lo cual, la dirección de La Sepulvedana sigue dispuesta a mantener abiertas las negociaciones".

Por parte del sindicato, el secretario general del sindicato provincial de Servicios a la Ciudadanía de CCOO-Jaén, Juan Carlos Cantero, ha negado a Europa Press los actos vandálicos apuntados por la empresa y ha señalado que el único incidente ha sido el registrado cuando la plantilla "evitó la salida de un autobús porque no estaba incluido en los servicios mínimos pactados". De hecho, según Cantero, "la Policía se personó, pero ni tan siguiera levantaron atestado".

Ha añadido que hasta el momento siguen esperando a que "la empresa se muestre dispuesta a sentarse a una mesa", ya que "en el día de ayer fuimos nosotros los que llamamos a Madrid para sentarnos a hablar y a día de hoy todavía estamos esperando".

Los trabajadores de La Sepulvedana, concesionaria del transporte regular de viajeros de la línea VJA-401 Jaén-Córdoba con Hijuelas, realizaron este lunes el primero de los paros convocados en protesta por "atrasos" en el cobro de sus nóminas, "impagos" de servicios extraordinarios y dietas e "inaplicación" del convenio colectivo, según denuncian los responsables sindicales.

El segundo paro en La Sepulvedana está previsto este martes y, en caso de continuar sin un acuerdo que pueda revertir la situación, se volverán a repetir desde el día 11 al 15 de diciembre y desde el 18 al 22 del mismo mes.

Consulta aquí más noticias de Jaén.