El tendido, fijado de un árbol a otro y a unos 1'70 metros del suelo, presentaba unas piedras atadas a los extremos, a modo de contrapeso, para mantener tenso el cable, según han señalado desde la Subdelegación del Gobierno.

El hallazgo se ha producido en término municipal de Bernardos (Segovia), a aproximadamente dos kilómetros de la presa del Río Eresma. Se trata de un camino frecuentado por personas que practican deportes como senderismo, así como paso de vehículos a motor o bicicletas.

Las mismas fuentes han asegurado que existía un peligro "evidente", ya que la altura a la que estaba colocado el cable puede coincidir con el cuello de una persona que transite tanto a pie como en bicicleta o motocicleta.

El Seprona de la Comandancia de la Guardia Civil de Segovia ha abierto una línea de investigación y vigila de forma permanente la zona en colaboración con los agentes medioambientales.

Asimismo, desde la Subdelegación han recordado que este tipo de hechos pueden ser tipificados como delitos contra la seguridad vial, y castigados con la pena de prisión hasta dos años, y que se agravan en caso de que se produzcan lesiones graves hasta cinco años de prisión.

Finalmente se apela a la sensibilidad de los ciudadanos para que, en el caso de localizar objetos de estas características, lo pongan en conocimiento de la Guardia Civil a través del 062.

Consulta aquí más noticias de Segovia.