Fernández, en declaraciones a Europa Press, ha explicado que ha vuelto a acudir este miércoles a la Corte, aunque ha sido suspendido de nuevo. En este sentido, "después de tanto tiempo" está "cansado ya"

El marinero linense ha asegurado en reiteradas ocasiones que no tiene "nada que temer ni esconder" y sigue insistiendo en su nula implicación en el caso. Fernández ha venido manifestando que "no tienen pruebas" contra él, entre otras cuestiones porque su barco "no estaba capacitado para remolcar ese tipo de bloques". Asimismo, añadía que no pueden acusarle de un robo, "y si lo hacen, tendrán que demostrarlo".

Leoncio Fernández era el máximo responsable de la cofradía de pescadores de La Línea cuando los bloques de hormigón fueron arrojados al mar por parte de las autoridades gibraltareñas en agosto de 2013, argumentando que se estaba creando un arrecife artificial. Por su parte, los pescadores denunciaron que se estaba dificultando así las labores de pesca en la zona.

Fue en junio de 2014 cuando uno de estos bloques fue sacado a la superficie por buzos profesionales y miembros de la Fundación de Defensa de la Nación Española (Denaes), siendo acusado Fernández por parte de las autoridades gibraltareñas del robo de uno de los citados bloques.

Consulta aquí más noticias de Cádiz.