Un hombre ha muerto y dos personas han resultado heridas a consecuencia de una deflagración de gas que se ha registrado el domingo por la tarde en una finca ubicada en el número 1092 de la Gran Vía de les Corts Catalanes de Barcelona, que tuvo que ser desalojada a causa del incendio, que ya ha sido sofocado.

Los Mossos d'Esquadra que se encargan de la investigación aseguran que el siniestro, que se ha producido sobre las 17:00 horas, fue intencionada.

El suceso se cobró un muerto, una herida muy grave y un herido leve, un agente de la Guardia Urbana intoxicado por el humo.

A las 19.30 horas, el juez ya había ordenado levantar el cadáver de la víctima mortal, que apareció ahorcada, y ya había sido hospitalizada la mujer que había en el piso durante el suceso, y que muy probablemente era su pareja. Los Mossos dan por cerrado el caso.

Los vecinos ya han vuelto a sus casas

Varios vecinos del número 1.092-1.094 de la Gran Vía de les Corts Catalanes explicaron que el muerto tenía entre 55 y 60 años y que la mujer herida era su pareja.

Los vecinos también comentaron que debieron salir rápidamente del edificio y que hubo rotura de un gran número cristales e incluso algunas puertas.

Sobre las 19 horas, los vecinos desalojados ya habían vuelto a sus casas, tras comprobarse que el bloque resistió la deflagración, ya que la estructura quedó en buen estado. Se trata de un edificio de once plantas, con cuatro puertas por rellano.