Los hechos comenzaron cuando el hombre se apropiaba de la recaudación de las facturas que cobraba para su empresa. Cuando la empresa le reclamaba el dinero decía que no le habían pagado, pero que en los próximos días lo cobraría.

Con la recaudación de las siguientes factura fue pagando las anteriores, hasta que llego un momento que ya no podía hacer frente a las deudas anteriores con la empresa, por lo que acabó reconociendo que el dinero (más de 36.000 euros) lo había cobrado, pero que se lohabía gastado.

El responsable de la empresa formuló la correspondiente denuncia y los investigadores procedieron a localizar y detener al autor de los hechos.

Tras realizarse el atestado policial el detenido fue puesto a disposición de la Autoridad Judicial que decretó su libertad con cargos.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.