El príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed bin Salman
 El príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed bin Salman, dirige el comité que ordenó detener a príncipes saudíes y políticos por corrupción. JIM MATTIS / WIKIMEDIA COMMONS

Arabia Saudí congelará las cuentas bancarias de las decenas de príncipes y responsables políticos detenidos el sábado tras ser acusados de corrupción, según ha informado este domingo el Ministerio de Cultura e Información.

"Las autoridades competentes congelarán las cuentas bancarias de las personas que fueron detenidas en el reino por casos de corrupción (...) y los fondos relacionados con casos de corrupción serán devueltos a la caja del Estado", aseguró un comunicado del Centro de Comunicación Internacional del ministerio.

El fiscal general, Saud al Moyeb, citado en el comunicado, señaló que los sospechosos "van a gozar de los mismos derechos y el tratamiento que goce cualquier otro ciudadano saudí" y que además, "la situación de los sospechosos no afectará en la aplicación estricta y justa de la justicia".

Asimismo, destacó que estas investigaciones son "parte de una reforma completa para garantizar la transparencia, apertura y el buen gobierno" y que "hay una operación judicial independiente que está transcurriendo y gozará de respeto completo".

Al Moyeb, que es miembro el Alto Comité para Investigar la Corrupción, creado este pasado sábado por el rey Salman bin Abdelaziz, además aseguró que "cualquier persona es inocente hasta que se confirme su condena".

Las detenciones fueron ordenadas por el citado Comité, que está dirigido por el príncipe heredero, Mohamed bin Salman, y cuyo objetivo es, según la agencia oficial saudí, SPA, investigar casos de corrupción que han sido detectados en el reino.

El nuevo organismo tiene capacidad para emitir órdenes de arresto y de prohibición de viaje al extranjero, además de congelar los bienes de los investigados y tomar otras medidas preventivas antes de que los casos lleguen a los tribunales.