Así lo concluye el estudio encargado por la Comunidad sobre Las Encañizadas al Instituto Murciano de Investigación y Desarrollo Agrario y Alimentario (Imida), la institución encargada de elaborar la mayor base de datos sobre parámetros que caracterizan el Mar Menor con el fin de disponer de la más completa información que permita tomar las decisiones necesarias para la recuperación total de la laguna salada.

El consejero de Turismo, Cultura y Medio Ambiente, Javier Celdrán, ha visitado este viernes, 3 de noviembre, los trabajos que realiza el Imida en el Mar Menor y que constatan su aislamiento. Así, Celdrán ha informado que "hemos solicitado al Comité de Asesoramiento Científico de Mar Menor que nos indique de forma urgente una planificación de medidas y acciones que eviten que el Mar Menor se colapse por la falta de intercambio de agua con el Mediterráneo y evite que sea un conjunto de agua estancada".

En los trabajos de obtención de datos, el Imida emplea la última tecnología disponible y está desarrollando una propia con empresas murcianas como Nido Robotics, especializada en drones. Precisamente, los vehículos no tripulados se usan para realizar las batimetrías detalladas de las zonas someras del Mar Menor, como la ya realizada en Las Encañizadas y que se extenderá al conjunto de la laguna.

"Vamos a seguir colaborando con el Imida para realizar tareas de teledetección y fotogrametría de alta resolución y para obtener una batimetría de zonas someras, con técnicas similares a las que se utilizaron para realizar los trabajos de Las Encañizadas pero abarcando todo el perímetro del Mar Menor", ha asegurado Celdrán. Con este y otros trabajos que se llevan a cabo en la actualidad, ha indicado, "se pretende obtener una batimetría de detalle actualizada para toda la superficie del Mar Menor, necesaria para estudiar y modelizar la circulación de agua en la laguna".

COLABORACIÓN CON EL IMIDA

La colaboración con el Imida consiste en crear y mantener una base de datos con un conjunto de parámetros relevantes que caracterizan el Mar Menor, tanto desde un punto de vista físico como químico o biológico, con el objetivo de disponer de series históricas que puedan facilitar el cruce de información para establecer relaciones entre los distintos parámetros y elaborar escenarios predictivos para tomar decisiones.

En las labores de vigilancia y control del Mar Menor, el Imida se encarga ya, mediante técnicas de fotogrametría y teledetección, de hacer seguimiento de los niveles de concentración de clorofila y turbidez en el agua. Asimismo, según indica el Gobierno regional, semanalmente y en colaboración con la Dirección General de Pesca, toma los registros de temperatura, pH y salinidad del Mar Menor.

Por último, también con una periodicidad semanal, se realizan tomas de muestras de agua para determinar la concentración de nutrientes presentes en el Mar Menor (amonio, fosfato, nitrito y nitrato), que determinan la calidad del agua. Las muestras se extraen en una red de 15 puntos distribuidos en el entorno de la Rambla del Albujón.

Consulta aquí más noticias de Murcia.