El secretario general del PP de Baleares, Toni Fuster, ha registrado ante el Govern las alegaciones de los 'populares' contra la decisión de la Conselleria de Medio Ambiente, Agricultura y Pesca de ampliar la declaración de nuevas Zonas de Especial Protección para las Aves (Zepas) y la ampliación de la superficie de algunas de las ya existentes.

Fuster ha incidido en que "el Govern sigue con sus imposiciones sin tener en cuenta un sector tan importante como es el primario, nuevamente perjudicado por el Pacte".

En este sentido, ha añadido que "prohibir por prohibir no puede ser el 'modus operandi' de la presidenta Armengol y los suyos, que siguen dando la espalda a los afectados -principalmente payeses y cazadores- por decisiones de este calado".

Las alegaciones del PP se han basado en la "falta de justificación de nuevas ZEPA y de ampliación de ya declaradas, en la falta de consideración como Important Birds Areas (IBA), en la nula evaluación de los efectos en las actividades agrarias, cinegéticas y ganaderas, así como en la falta de consenso y participación de los propietarios y asociaciones afectadas por la propuesta del Govern".

Así pues, el PP balear ha rechazado la política de "prohibición injustificada" de toda actividad en las ZEPA, incidiendo en que este tipo de declaración "únicamente se puede basar en criterios ornitológicos, que deben estar científicamente fundados, y que tienen que demostrar la necesidad de declarar una zona concreta como de especial protección, algo que no ocurre en el caso de las nuevas previstas por el Govern", ha expresado la formación.

Así, Fuster ha recalcado que "la Conselleria de Vidal debería tener en cuenta nuestras alegaciones y dejar sin efecto su acuerdo unilateral. Son centenares los afectados que nos han expresado ya su indignación por la gestión del Pacte en Agricultura y Medio Ambiente. Es urgente una rectificación inmediata porque de no ser así, la caza, por ejemplo, se va a limitar a parajes prácticamente insignificantes", ha concluido.