La portavoz de Educación del grupo parlamentario Popular, Mercedes Toribio, ha denunciado los "problemas" que "nuevamente" ha generado, a su entender, la semana de vacaciones escolares que está a punto de finalizar, que ha tachado de "fiasco" porque "altera el ritmo de trabajo de los alumnos y crea problemas a las familias por la falta de alternativas para hacerse cargo de sus hijos"

"Esto es un auténtico despropósito que se ha visto atenuado por el festivo de Todos los Santos, pero que el resto de la semana ha vuelto a crear muchos problemas a las familias", afirma Toribio en un comunicado de prensa.

Para la portavoz del PP, esta primera semana de vacaciones escolares en el curso 2017-2018, cuando los niños llevan apenas un mes de clase, "no hace sino reafirmarnos en nuestra idea de que se trata de una imposición absurda, sin ningún beneficio pedagógico, que atiende únicamente los intereses sindicales".

En su opinión, "las familias están abandonadas a su suerte, buscando quién atienda y cuide a sus hijos ante el cierre de los centros educativos", y ante ello, el consejero de Educación "ni siquiera ha dado la cara, más que para provocar a las familias defendiendo los descansos semanales porque según él desde un punto de vista pedagógico se aconseja que la entrada de los escolares sea paulatina por cuestiones de adaptación".

Toribio considera que Mañanes "aún no se ha enterado de lo que trae entre manos", ya que según subraya, "al mes de comenzar las clases cuando los niños se han adaptado a la rutina y, evidentemente, aún no están cansados, esta semana de vacaciones lo que supone es romper con la rutina que se ha conseguido generar entre los escolares, y con ello desconectar del hábito de estudio".

"Los alumnos tendrán que comenzar de nuevo tras este parón absurdo", añade la portavoz de Educación del PP, que acusa al Gobierno de Cantabria de "mentir" cuando anuncia 5.000 plazas de actividades en toda la comunidad autónoma.

Toribio señala que esas actividades "se circunscriben a 12 municipios de 102", y respecto a las 300 plazas de comedor que dice el Gobierno que no son más porque el año pasado quedaron libres, "tendrán que explicar cómo pueden acceder los niños de las zonas rurales, incluso de los propios municipios donde se organizan tanto a las actividades que se organizan como al comedor, dado que no hay transporte escolar".

Reitera que los sindicatos que son "los únicos con lo que se negoció para imponer este calendario" y que se "sigue sin tener en cuenta ni a los alumnos, ni a las familias, ni a la comunidad educativa".

Finalmente, Toribio señala que si esta semana de vacaciones ha sido un "despropósito", "qué decir" de la primera semana de mayo que sustituirá este año a las tradicionales vacaciones de Semana Santa. "Alguien puede ver lógica una semana de vacaciones hacia el final del curso con evaluación ordinaria y extraordinaria de ESO en junio, selectividad en Bachillerato... parece que el Gobierno de Cantabria, sí", concluye.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.