Llega el frío y con él, los casi inevitables resfriados. La caída que han experimentado los termómetros en las últimas semanas en Granada ya se está dejando notar en las consultas de los médicos de familia. Y lo peor está por llegar.

Por el centro de salud Albaicín pasan cada día entre 20 y 30 pacientes constipados. El alza empezó a notarse hace dos semanas. En el de Cartuja también atienden a una veintena de usuarios diarios aunque, según explica su director, Salvador Cárdenas, aún no se puede hablar de brote epidémico.

Los mayores y los niños son por excelencia los grupos más vulnerables

«
Los mayores y los niños son por excelencia los grupos más vulnerables, pero también están viniendo muchos jóvenes», asegura.

 

La media de resfriados en el centro de salud de Almanjáyar es algo más baja: entre 5 y 10 casos, mientras que en Velutti la mayoría de los que acuden a la consulta son ancianos.

La Delegación provincial de Salud considera que el número de enfermos con catarro, pese a haberse elevado respecto a las últimas semanas, está dentro de lo normal para estas fechas.

La Junta ha activado un plan especial en la región para atender el aumento de la demanda, tanto en atención primaria como en especializada. El Plan de Alta Frecuentación de Urgencias pretende distribuir más eficazmente los recursos. Se tendrán en cuenta el aumento del número de urgencias, el de los pacientes en observación y el número de usuarios que piden atención domiciliaria a su centro de salud.

Sin gripe

Muchos catarros pero, de momento, ni rastro de la gripe. Según el responsable de Epidemiología de la Delegación de Salud, Juan Laguna, en los últimos días los trece médicos centinela que trabajan en nuestra provincia para controlar la incidencia del virus no han notificado casos representativos. Eso sí, en Andalucía sí hay ya enfermos. Laguna calcula que la gripe estará en apogeo en tres o cuatro semanas.