Rivera indicó que se está ultimando el documento que recoja los compromisos de ambas administraciones, central y regional, para concluir la autovía, relativos a los presupuestos y a los plazos de ejecución de obra.

Así, destacó que el Gobierno de España y la Comunidad "están poniendo todos los esfuerzos para hacer posible estas obras, que llevamos muchos años reclamando" y que permitirán "aliviar el tráfico de los principales ejes de comunicación de la Región y mejorarán los accesos al Mar Menor".

El consejero aseguró que la terminación de las obras de la autovía "reducirá los tiempos de desplazamiento con la costa, ofreciendo trayectos alternativos, y permitirá completar un eje viario importante que formará parte del futuro trazado Almansa-Yecla-San Javier, uniendo el interior con el litoral".

La obra del último tramo tendrá una longitud de 11 kilómetros que separan la autovía A-7 en Santomera y la conexión con la futura autovía del Reguerón a la altura de Alquerías. Este trayecto se sumará al trazado actual de la autovía, que supera los 29 kilómetros entre San Javier y Alquerías y fue ejecutado por la Comunidad Autónoma con una inversión de 111 millones de euros.

El consejero resaltó que "gracias al Gobierno central estamos haciendo realidad muchas de nuestras reivindicaciones históricas" y apuntó que "sin ir más lejos, esta semana se ponía en servicio la autovía entre Yecla y Jumilla, cuyo último tramo con Caudete está previsto que se licite en 2018".

"Estamos trabajando en las infraestructuras prioritarias para la Región", remarcó el consejero, quien citó la autovía del Reguerón, el soterramiento de las vías en Murcia, la llegada de la Alta Velocidad a la Región y la regeneración de la bahía de Portmán, en La Unión.

Consulta aquí más noticias de Murcia.