El fallo, consultado por Europa Press y sobre el que cabe recurso ante la Audiencia Provincial, considera probado que el acusado empleó diversas herramientas para "romper tabiques, muros, puertas, ventanas, cristalería, la instalación eléctrica, los sanitarios, la piscina y otros muchos elementos del inmueble" un día antes del lanzamiento con el fin de "menoscabar la propiedad ajena, rebajando su valor".

El juez ha valorado la versión del denunciante, quien aseguró que diez días antes de que se produjera el desahucio se pasó por la vivienda, ubicada en Roquetas de Mar (Almería) para comprobar si estaba bien y la encontró en "estado normal", si bien el día anterior al lanzamiento "oyó golpes y apreció daños" en la casa, por lo que alertó a la Policía Nacional, que detuvo al acusado "in fraganti" cuando estaba "destrozando la vivienda con un mazo".

El magistrado da veracidad al testimonio, que quedó apoyado por el testimonio de los agentes actuantes, a quienes el acusado habría reconocido en el momento de los hechos "ser el causante de los años"; así como por el "espeluznante" reportaje fotográfico que consta en el informe pericial, entre otros aspectos como el decomiso de las herramientas empleadas y el testimonio de un acompañante del acusado, quien aseguró ver como el procesado admitía ante la Policía ser el autor de los daños.

No obstante, el juez rechaza la agravante de ruina alegada por la acusación particular, dado que los perjuicios económicos que sufrió la sociedad de la víctima "no pueden imputarse directamente a los daños causados en el delito", que tuvieron lugar en febrero de 2015 aunque la dación en pago se había hecho en junio de 2008.

Consulta aquí más noticias de Almería.