La propuesta realizada por la Consejería de Agricultura y Ganadería responde a la necesidad de cumplir con la normativa comunitaria que establece un sistema de identificación y registro de los animales de las especies bovina, ovina y caprina. Esta señalización individual está compuesta por dos marcas auriculares (crotal) en el caso de los animales bovinos y un crotal y un identificador electrónico (bolo ruminal o crotal electrónico) en los animales ovinos y caprinos.

La adquisición de estos identificadores se contratará por procedimiento abierto y la Consejería de Agricultura y Ganadería deberá disponer del 50 por ciento del material en un plazo de 15 días hábiles desde la adjudicación del contrato.

El resto del material se suministrará a los 90 días naturales a contar desde la primera entrega. Entre las condiciones especiales de contratación se recoge que la empresa adjudicataria debe acreditar que, al menos, el 30 por ciento del total de los trabajadores afectados por el contrato gocen de estabilidad laboral.

Para el año 2018 se tendrán que suministrar 500.000 unidades de identificación individual de ganado bovino a las que se destina una partida de 248.050 euros. Los elementos de identificación para esta raza son las marcas auriculares o crotales que, tras el nacimiento, se colocan uno en cada oreja y llevan el mismo código de identificación y será el que acompañe al animal durante toda su vida.

El Consejo de Gobierno celebrado hoy también ha acordado destinar 753.533 euros a la compra de 708.500 unidades para la identificación individual durante de animales de las especies ovina y caprina. De acuerdo con la normativa comunitaria, el sistema de diferenciación estará compuesto por una marca auricular (crotal) y un identificador electrónico (bolo ruminal).

Consulta aquí más noticias de Valladolid.