Para su calendario 2008, la marca de neumáticos Pirelli escoge Shangai, el París de Oriente, y un cocktail de modelos internacionales que han posado bajo las órdenes del fotógrafo Patrick Demarchelier.

El calendario se ha convertido en objeto de culto con una fuerte carga erótica

Aparecer en él, se ha convertido en un signo de distinción para todas aquellas modelos y actrices a las que se ha elegido. Este año le ha tocado el turno a Maggie Cheung, actriz y musa del director Won Kar Wai.

Famoso por su disponibilidad limitada, sólo se harán 20.000 ejemplares de la edición de 2008, el calendario se ha convertido en un objeto de culto con una fuerte carga erótica, pero sin sobrepasar nunca el límite del buen gusto.

Quizás por eso, el desafío de 2008 ha sido el de reproducir sensualidad y fascinación sin mostrar ningún desnudo, una cosa prohibida por las autoridades.

El mejor equipo:delante y detrás de la cámara

Pirelli nos propone un pasaje elegante entre la antigua China y la moderna que corre veloz sobre la vía del desarrollo y la globalización.

Un equipo de cuarenta personas trabajó el pasado mes de abril durante diez días para hacer realidad un almanaque que inmortaliza a las modelos en Geishas.

Las mujeres chinas, explica Demarchelier, quién ya firmó la edición de 2005, "tienen una belleza y una elegancia innata. Una experiencia bellísima y fascinante porque he afrontado una mezcla de rostros entre occidente y oriente".