Según ha informado el Ayuntamiento en una nota, la propuesta, además, elimina desigualdades entre los usuarios y no pone en riesgo la estabilidad financiera de la empresa, por lo que confían en que cuente con el respaldo de los partidos políticos.

Asimismo, han indicado que Aguas de Cádiz recibió un mandato plenario para tener en cuenta el número de personas en el hogar a la hora de fijar el precio del agua. Tal y como estaba elaborada la propuesta por el PSOE, "la medida suponía dos millones de euros de pérdidas y, por tanto, la inviabilidad económica de la empresa".

Por ello, Aguas de Cádiz ha estado realizando una propuesta para cumplir con el mandato plenario sin poner en riesgo a la empresa pública, que se presentará la próxima semana a la mesa de tarificación del I Plan Estratégico de Aguas de Cádiz.

El precio del agua se compone de tres partes, la cuota fija, la cuota variable y los cánones, además de las cuotas de contratación y de reenganche, que son obligatorias por ley. La cuota fija retribuye la disponibilidad del servicio y se determina en función del caudal disponible, que depende del calibre medido en milímetros de la conducción que da servicio al suministro contratado.

Lo normal para una vivienda es tener una conducción de un calibre entre 13 y 15 milímetros. Hasta ahora, la cuota fija no sigue ningún criterio de proporcionalidad y a partir de un calibre de 40 milímetros todos los usuarios pagan el mismo precio por el acceso al agua, circunstancia que se corrige con la nueva propuesta.

Pero, en el caso de Cádiz, además existe otra gran disparidad respecto a la mayor parte de las ciudades de Andalucía, ya que en los suministros con contadores comunitarios (37 por ciento del total) la cuota fija no es individualizada, lo que conjuntamente con lo anterior lleva a que, desde siempre, estas viviendas estén pagando comparativamente por este concepto mucho menos que las viviendas con contadores individuales, pese a que desde 1991 todos los hogares están obligados a tener un contador individual.

La propuesta de Aguas de Cádiz acaba con esta desigualdad con dos medidas fundamentales. La primera es estableciendo la cuota fija de manera proporcional al caudal que se recibe. A diferencia de lo que ocurre hasta ahora, se trata de un criterio mucho más justo porque no depende de ninguna arbitrariedad, sino del resultado de aplicar una fórmula matemática. Así, a más calibre, más cuota fija.

Sin embargo, esta primera medida no soluciona las desigualdades entre los hogares que cumplen con la normativa y tienen contador individual y los hogares que tienen un contador comunitario, han apuntado desde el Ayuntamiento. La propuesta en este sentido consiste en equiparar Cádiz con el resto de Andalucía y fijar la cuota fija de los edificios con contador comunitario multiplicando la tarifa mínima (la de los caudales entre 13 y 15 milímetros que es lo habitual en todos los hogares) por el número de viviendas. Es decir, con la propuesta de Aguas de Cádiz todos los gaditanos pagarían exactamente la misma cantidad de cuota fija.

La cuota variable depende de una serie de bloques crecientes. En el actual sistema de tarifas de Aguas de Cádiz hay cuatro bloques que no tienen en cuenta el número de personas que viven en el hogar. En el nuevo modelo se plantean dos modificaciones claves. Por un lado, bloques más amplios cuantos más habitantes hay en el hogar, de manera que si se hace un uso responsable del agua es muy difícil pasar al bloque siguiente. Y por otro lado, la reducción del precio del bloque uno en un 3 por ciento, el mantenimiento del precio de los bloques dos y tres y la subida del bloque cuatro al que solo se llega si hay un derroche del agua o algún fallo estructural, como una fuga.

Con este sistema, todas las viviendas de más de un habitante verán reducida su cuota variable. La reducción de esta parte del precio del agua aumenta cuanto mayor es el número de integrantes de la unidad familiar. Así, una familia de dos miembros ahorrará en este concepto en torno a un ocho por ciento, una familia de tres miembros reducirá esta parte de su factura en más del 20 por ciento, una familia de cuatro miembros superará el 32 por ciento menos y una familia de cinco miembros podrá ahorrar hasta un máximo del 48 por ciento, lo que supone hasta 250 euros al año para un consumo promedio.

El presidente de Aguas de Cádiz, Álvaro de la Fuente, quiere trasladar el buen trabajo de los técnicos para conseguir una propuesta "justa y equilibrada", así como reconocer las aportaciones ciudadanas. En este sentido, ha animado a la oposición "a tener una actitud constructiva y a valorar la propuesta dejando fuera cálculos políticos porque realmente es muy positiva para la ciudadanía".

Se recuerda que Aguas de Cádiz ya garantiza el suministro mínimo vital a través del llamado bono social del agua que, en función de la renta y del número de integrantes del hogar, hace frente al pago de los recibos a las familias que atraviesan dificultades económicas.

Consulta aquí más noticias de Cádiz.