En una rueda de prensa, el alcalde de Alcúdia, Antoni Mir, ha argumentado que es una "incongruencia" y un "contrasentido" que teniendo un remanente de 56 millones de euros en el banco el municipio no pueda utilizarlo para realizar "inversiones necesarias" o ampliar plantilla para agilizar trámites, debido a la regla de gasto vigente.

El alcalde ha recordado que la inversión supone la mejora de la calidad de los servicios hacia el ciudadano.

La carta a Montoro, ha explicado, fue entregada en mano por la consellera de Hacienda y Administraciones Públicas del Govern, Catalina Cladera, y remitida directamente por el Ayuntamiento al Ministerio, hace más de un mes. Desde el Ayuntamiento han avanzado que seguirán con las reivindicaciones y peticiones mientras no reciban respuesta.

Por su parte, la concejal de Hacienda, Joana Maria Bennàssar, ha explicado que han podido hacer unas pocas inversiones "sostenibles", teniendo en cuenta también la normativa. Han sido mejoras y obras de mantenimiento y no obras nuevas.

Desde el Ayuntamiento han apuntado que se dirigirán igualmente al presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) para que tome medidas concretas y "presione a la administración central para conseguir algo tan justao como es poder dar servicio a la ciudadanía".