Las obras, que se ejecutarán en el plazo de un año, una vez licitadas, permitirán aumentar un 45 por ciento la capacidad de tratamiento con respecto al diseño actual, pasando de un caudal de 825 m3/día a 1.200 m3/día, cosa que permitirá dar servicio a una población equivalente a 8.000 habitantes, mientras que hasta ahora daba a 4.500.

El proyecto también incluye la sustitución del colector general, que transporta las aguas residuales desde la salida del núcleo urbano y a lo largo de unos 500 metros en paralelo a la carretera Porreres-Felanitx, y un tratamiento terciario del efluente.

Estas obras están cofinanciadas en un 50% por el programa operativo Feder 2014-2020 de Baleares y cofinanciadas con el fondo del turismo sostenible de 2016.