Uhuru Kenyatta
Uhuru Kenyatta tras ser elegido nuevo presidente de Kenia. EFE

El Tribunal Supremo de Kenia ha anulado este viernes los resultados de las elecciones celebradas el pasado 8 de agosto y ha ordenado celebrar nuevos comicios en los próximos 60 días, invalidando así la victoria del actual presidente, Uhuru Kenyatta.

El Supremo ha asegurado que la Comisión Electoral "cometió irregularidades" durante las elecciones que "afectaron a la integridad del proceso", que se saldó con la victoria de Kenyatta con un 54% de los votos.

"La declaración de Uhuru Kenyatta como presidente electo no fue válida", señala la resolución del Supremo, adoptada tras un proceso judicial derivado del recurso que presentó la principal coalición opositora, la Súper Alianza Nacional (NASA), que denunció desde el mismo día de la votación que las elecciones eran un "fraude".

La oposición asegura que la Comisión "no es capaz de organizar unas elecciones libres, justas y creíbles"

Su líder, Raila Odinga, ha defendido desde ese día que los servidores de la Comisión Electoral sufrieron un ataque informático que generó una ventaja constante a favor de Kenyatta.

El presidente de la corte suprema, David Maraga, ha ordenado a la Comisión que las nuevas elecciones "se celebren con conformidad estricta a la Constitución".

El abogado que defendía la victoria de Kenyatta, Ahmednassir Abdullahi, ha lamentado a la salida del juzgado que la decisión del Supremo era "política y no legal".

El número dos de la coalición opositora, Kalonzo Musyoka, ha asegurado que "la dignidad y la integridad del Tribunal Supremo han sido restablecidas", y ha criticado a la Comisión, de la que ha asegurado que "no es capaz de organizar unas elecciones libres, justas y creíbles".