La sección tercera de la Audiencia de Palma ha dictado una sentencia en la que ordena a un concesionario de automóviles mallorquín a devolver a una clienta los 13.700 euros que pagó por un turismo defectuoso, según asegura el Diario de Mallorca.

El concesionario se defendió asegurando que su clienta imcumplió el programa de mantenimiento

La consumidora sufrió durante más de dos años un auténtico calvario por el rosario de averías del automóvil que, según el tribunal, salió defectuoso de fábrica.

El automóvil circuló sin novedad durante unos meses, pero cuando llevaba casi 11.400 kilómetros recorridos empezó una cadena de averías serias. La sentencia declara probado que el turismo tuvo que ser reparado en los talleres de la empresa vendedora en al menos nueve ocasiones, entre octubre del 2003 y marzo del 2005.

La clienta, cansada de que no le arreglaran correctamente el coche, decidió interponer una demanda para dar por resuelto el contrato de compraventa.

Tanto el juzgado de primera instancia 17, como la sección tercera de la Audiencia han dado la razón a la demandante y han coincidido en anular la compraventa porque el turismo no reunía las condiciones adecuadas para prestar a ésta los servicios normales que alguien busca cuando adquiere un coche.

Por su parte, la empresa demandada acusó a la clienta de incumplir el programa de mantenimiento del fabricante y también alegó la ausencia de pruebas sobre los defectos de fondo del vehículo.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE PALMA.