Según ha expuesto el cuerpo en un comunicado, el conductor fue sorprendido en la tarde del pasado lunes tras un aviso telefónico de que conducía totalmente ebrio.

Tras comprobar que presentaba "claros signos externos" de encontrarse bajo los efectos del alcohol, fue sometido a una primera prueba con un etilómetro de proximidad, en la que obtuvo los 1,60 miligramos por litro.

De esta forma, fue requerido para someterse a las pruebas reglamentarias, en las que obtuvo resultados de 1,54 y 1,45 miligramos por litro. El automóvil fue retirado por el Servicio de Grúa Municipal. Además, se iniciaron diligencias para juicio rápido contra el detenido.

Por otro lado, un agente de Policía de Barrio atendió también a una señora que tropezó y cayó en la calle San Pedro, por lo que tuvo que ser asistida por el 061 y trasladada a un centro sanitario.

Consulta aquí más noticias de Lugo.