Según ha informado este domingo la Benemérita en un comunicado, esta detención se ha llevado a cabo tras una investigación finalizada la pasada semana, pero que comenzó en diciembre del pasado año, tras una denuncia presentada en dependencias de la Guardia Civil de Vícar en la que el ahora detenido informaba a los agentes de que había sido víctima de un robo con fuerza en su vivienda, de la que le habían sustraído su teléfono móvil, valorado en cerca de 700 euros, según estimación de la supuesta víctima.

Tras contrastar la información obtenida hasta el momento, los agentes apreciaron evidencias de que pudiera tratarse de una denuncia falsa, por lo que, sin abandonar las indagaciones por el robo con fuerza, continuaron las pesquisas sin descartar esta posibilidad.

Así, la Guardia Civil comenzó una investigación requiriendo a las operadoras de telefonía móvil, previo mandamiento judicial, información relativa al terminal, dando como resultado que dicho terminal se sigue usando por una vecina de la localidad de El Ejido (Almería).

Los agentes encargados de la investigación localizaron a esta persona en la localidad ejidense y mantuvieron con ella diferentes entrevistas para esclarecer el origen del terminal móvil, llegando a conocer que se lo había comprado a su legítimo propietario, el denunciante del robo.

Así las cosas, la Guardia Civil centró las pesquisas en la localización de J.M.F.M., para aclarar esta circunstancia, logrando confirmar que él mismo había vendido su teléfono móvil a esta mujer, por lo que los agentes lo han

detenido como presunto autor de un delito de simulación de delito.

Consulta aquí más noticias de Almería.