La Generalitat de Cataluña estudia aplicar una ecotasa a las tradicionales bolsas de plástico para recucir el consumo. Una medida que ya se aplica en países como Alemania o Irlanda.

En cada compra se gasta seis bolsas y sólo en Cataluña se consumen más de 11 millones de bolsas por semana y sólo se usan una vez.

Con privarse de una bolsa al año por persona se dejarían de emitir más de 100 toneladas de CO2

Por plantas de reciclaje pasan más de 2000 toneladas de bolsas al año, generando grandes cantidades de dióxido de carbono.

Algunos consumidores ya han recuperado el tradicional carrito de la compra, mientras que otros apuestan por las bolsas ecológicas de supermercados que equivalen a 15 de las tradicionales.

Lo que por ahora es gratis sale muy caro al planeta; con sólo privarse de una bolsa al año por persona se dejarían de emitir más de 100 toneladas de CO2 a la atmósfera.