Los trabajos, que han contado con un presupuesto de 50.000 euros, se han materializado en la tala y poda de arbolado a lo largo de un trazado de 225 kilómetros de redes aéreas dependientes del nudo eléctrico de la subestación Huesca Este.

La actuación forma parte del programa de revisión de instalaciones desarrollado anualmente por la compañía, con el objetivo de eliminar posibles escenarios de riesgo derivados de la proximidad de las líneas eléctricas y la masa forestal.

Consulta aquí más noticias de Huesca.