Nek no quiere definirse como "artista". Es, en sus propias palabras, "un aprendiz, un estudiante". No le parecen formación suficiente las más de tres décadas de éxito como cantante en su país y fuera de él. Ahora vuelve a España con nuevo disco, Únicos, en el que prueba sonidos diferentes para hablar de amor, de futuro y de esperanza.

En su disco firma como Nek y como Filippo Neviani ¿Se diferencian mucho entre ellos?

Ahora, no. Antes, sí, pero era porque no me gustaba poner mi nombre. Cuando era muy joven pensaba en ser reconocido con un nombre artístico. Antes de que muriera mi padre, su deseo era ver el nombre de su hijo por lo menos una vez en un disco. Desde 2012, lo pongo.

¿En qué se considera único?

Yo me defino como una persona realizada y, cuando una persona se siente así, es feliz.  Amo lo que hago y es un privilegio en el que me defino único. No todos mis amigos se sienten así trabajando en banca, en un despacho… Es una suerte importante. La canción dice: "La vida es única, defiéndela". No es necesario tener una vida de sorpresas impresionantes para que sea única.

En este álbum se atreve con sonidos diferentes. ¿Le gusta arriesgarse aunque no sepa si va a funcionar?

Trabajo con un equipo y me gusta compartir mis ideas con los que me acompañan. Si llega un estilo que a mí me gusta, me arriesgo. Necesito estimularme; si no, no saco un disco nuevo. Lo más importante es tener siempre algo que decir.

Pero sería mucho más cómodo hacer lo mismo de siempre, podría tener el mismo éxito…

Podría ser, pero sería horroroso, nada bueno. Han pasado 20 años desde que llegué a España con Laura no está. Podría haber hecho la copia de la copia de esa canción, pero la gente no es estúpida. Cuando hagas por tercera vez Laura no está, la gente dirá basta.

¿Algún cantante que comienza su carrera le ha pedido consejo?

Sí, varios. Sobre todo hablo con los jóvenes que salen de los talents show. Quieren saber cómo es la vida afuera, la jungla. Es interesante hablar con ellos, porque entiendes la suerte que has tenido empezando cuando los realities no existían y la suerte que han tenido ellos por tener el altavoz de la cámara. También el peligro que tienen como artistas, es una lucha constante. Ahora parece más fácil llegar al éxito que en los noventa cuando empecé. Muchos me preguntan como si fuera un hermano mayor.

¿Y qué hace un artista...?

[Interrumpe] Yo soy tan solo un aprendiz, un estudiante.

Entonces, un aprendiz que ha tenido altibajos a lo largo de su carrera. ¿Cómo se repone del fracaso?

Empecé desde abajo. Sé lo que es que un disco fracase porque lo he vivido, tengo la espalda muy ancha. Nadie tiene el secreto para saber cuándo una canción o un disco va a tener éxito. Uno hace lo que puede, pero nunca se sabe. Mi comportamiento es trabajar, escribir y escribir, es lo que quiero hacer. No sé pintar, no sé hacer algo más. A veces lo consigo con éxito y a veces no, así es la vida. Cualquier cantante o artista ha tenido obras buenas o malas, como yo.

La última canción de su disco habla del futuro. ¿Cómo ha vivido el cambio tecnológico en la industria musical?

No estaba preparado para las redes sociales, me han enseñado cómo funcionan para estar más cerca. No soy adicto a las redes. Mi asistente me dice que hagamos un vídeo o una foto porque de mí no va a salir. Yo soy analógico culturalmente, mucho menos tecnológico de lo que parece. Pero en el estudio sí que ha hecho que la grabación de un disco mejore. Aunque es verdad que las noticias viajan más rápido en las redes que en un periódico. Pero prefiero el contacto físico.

¿Han hecho que se pierda la magia del artista?

Sí y no, creo que lo importante es que el artista pueda tener su propia vida privada, que no todo se cuente en las redes sociales. Si pongo que me levanto y me lavo los dientes… si hago todo lo que hace la gente es bueno porque me acerco a mi público, pero pierdo la magia. En el imaginario de la gente un artista no come, no duerme... no vive en la misma realidad, es de otro planeta. La gente sabe que soy de carne y hueso pero no acepta la idea de que sea normal. Creo que es necesario mantener un poco de magia.

¿Y cómo ve su futuro?

Que camine, lo importante es caminar, moverse siempre, tener una dirección, un punto en el horizonte que quieras conseguir. Tener algo que decir y energía para pensar canciones nuevas que escribir. No me importa adónde voy a llegar. En mi horizonte personal no veo un final, veo un camino muy largo