Una exposición cadavérica llega a Barcelona. Una muestra itinerante que exhibe 17 cuerpos humanos reales -previamente disecados, plastificados, coloreados e inodoros- procedentes de China, y que han sembrado éxito y polémica a partes iguales allá donde se han visto: Amsterdam, Lisboa, Londres, Nueva York... pues no dejan de ser personas.

El proyecto nació en 2004 de la mano de la empresa Premier Exhibitions y llega el sábado al Museu Marítim por primera vez en España. Junto a los 17 cadáveres, que dejan constancia de la formación ósea y muscular del cuerpo humano, se enseñan más de 200 órganos y fetos.

Ayer presentó Bodies,el cuerpo humano como nunca lo has visto el asesor médico de la muestra, el anatomista norteamericano Roy Glover.Éste avanzó que la muestra es independiente de los cuerpos artísticos, también de carne y hueso, del artista Gunther Von Hagens.

Y que en la decena de exposiciones repartidas por el mundo aparecen hasta 250 cuerpos que tardan en prepararse entre 1 y 2 años por parte de anatómicos chinos. En ningún caso se trata de prisioneros, asegura Glover, sino de personas que donaron sus cuerpos a la ciencia.

Glover se esforzó en destacar el objetivo «pedagógico» del proyecto. Adecuado para familias que quieran acercar a sus hijos la realidad del aparato reproductor así como para personas que quieran dejar de fumar, ya que se expone un pulmón de un fumador crónico negro por la nicotina.

Juicios morales o morbosos a parte, Bodies se divide en 9 ámbitos que también acercan órganos enfermos de cáncer, Alzheimer o tuberculosis. Venas y arterias igualmente visibles con inyección de silicona.