El Ayuntamiento se lava las manos en el caos generado en la repetición de la entrevista de Limpieza ordenada por los tribunales, que terminó con la aglomeración de 1.500 personas a las puertas del centro de examen sin saber cuándo les iba a tocar.

En su defensa, el Consistorio ha remitido un comunicado en el que dice que la convocatoria se realizó "como siempre", con la publicación del día, hora y apellido por el que iban a empezar las entrevistas en el Boletín de la Provincia, en los tablones de anuncios y en su página web.

No obstante, en el telegrama enviado a los 2.000 aspirantes sólo les decía el lugar, fecha y hora del comienzo de las entrevistas, pero no el orden. De ahí puede surgir parte de la confusión.

Además de esto, el equipo de Gobierno culpa a CGT del caos.

Dice textualmente: "muchos de los congregados acudieron a las dependencias donde se desarrollaba la prueba alentados por una determinada entidad (en referencia al sindicato), aun cuando sabían que no iban a ser llamados en ese momento para realizar la entrevista".

IU y PSOE han denunciado la actitud del Ayuntamiento y reclaman que el alcalde pida disculpas y desista de las amenazas de privatización.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE VALLADOLID.