Nicole Kidman y Keith Urban
Nicole Kidman y Keith Urban Korpa

La actriz australiana Nicole Kidman aseguró hoy que le resulta difícil a ella y su marido, el cantante de música country Keith Urban, hablar sobre la adicción al alcohol de él pero lo hacen "para poder ayudar a otros"

"Evidentemente cuando tu vida ha sido examinada y publicitada por otros y la gente está al tanto de los detalles más íntimos de tu vida, resulta raro estar en un estudio de televisión y hablar de ello", dijo Kidman, en declaraciones a la cadena estadounidense de televisión "ABC".

"Sin embargo, a la vez, hay mucha gente que lucha ahora mismo por salir de adicciones y ese tipo de problemas. Por eso, Urban ha hablado de las facetas más íntimas de nuestra vida, en un esfuerzo por acercarse a esas personas", agregó Kidman.

Hay mucha gente que lucha ahora mismo por salir de adicciones y ese tipo de problemas

Urban entró en un centro de rehabilitación en octubre de 2006, cuatro meses después de contraer matrimonio y tras 90 días de ingreso no dudó en contar públicamente sus problemas con el alcohol. Además ha subrayado que su ingreso en el centro salvó su matrimonio y su carrera.


Por otro lado, Kidman indicó que su marido quiere demostrar a otros que "se puede lograr salir del alcoholismo, y hacerlo además con tu pareja. Lo importante no es ser arrogante con tu amor y mantenerse humilde; además hay que saber que lo debes atesorar día a día".

Los paparazzi le hicieron temer por su vida

La actriz australiana también es noticia por la persecución de que es objeto por parte de los medios. Nicole Kidman llegó a temer por su vida cuando en 2005 fue perseguida en Australia por los fotógrafos Jamie Fawcett y Ben McDonald, declaró hoy el representante de la actriz, John Manning.

Manning hizo esa afirmación ante el tribunal que juzga la demanda por difamación presentada por el "paparazzi" Fawcett ontra un periódico local. Ante el Tribunal Supremo de Nueva Gales del Sur, Manning explicó que él y Kidman se dirigían en coche el 23 de enero de 2005 hacía la casa de los padres de la actriz, en el este de Sídney, cuando vieron que eran perseguidos en otro vehículo por Fawcett y McDonald.

Añadió que Fawcett conducía de forma errática durante el trayecto sobre el Puente Metálico de Sídney e intentaba tomar fotos, de manera que llegó a colocarse en medio de la carretera y le forzó a retirarse a la cuneta. "Kidman gritaba y decía 'esto tiene que acabarse' y que llamara a la policía; temía por su vida y decía que alguien acabaría muriéndo", dijo hoy Manning, según la agencia de noticias "AAP".