Continúa la pérdida de alumnos en la Universidad, aunque los datos «son mejores de lo que se esperaba», según la vicerrectora de Estudiantes, Isabel Vicente. Este curso, y a falta de cerrar los erasmus, habrá 24.781 estudiantes, 679 menos que el pasado.

«Esperábamos que fueran unos 1.000. Pero se pierden también en la Formación Profesional, no es algo sólo nuestro», añadió Vicente. A pesar de todo, los datos de nuevas matriculaciones crecen y pasan de 4.459 el año pasado a 4.496 este curso.

Las más demandadas siguen siendo Medicina, Enfermería, Logopedia, Fisioterapia, Arquitectura, Periodismo y la doble titulación de Derecho y Administración de Empresas que, junto a otras siete más, no han podido acoger a todos los preinscritos por falta de plazas.

Además, hay otras que han subido mucho como Ingeniería Química, que pasó de 37 a 63 alumnos nuevos.

En el lado contrario se encuentran las filologías, con pocos inscritos, pero éstos aumentan respecto al año pasado; Maestro en Lengua Extranjera en Palencia, con ningún estudiante de nuevo ingreso, y Horticultura en Soria, con sólo uno.

En total, hay ocho titulaciones que no cuentan con más de diez alumnos nuevos. Estas carreras se modificarán cuando se fije el nuevo mapa de titulaciones adaptado a Europa. «No desaparecerán, pero probablemente se reestructurarán de otra forma y se incluirán en una titulación más general», informó Vicente.

Automatrícula

Entre los datos destacados por la vicerrectora está el aumento del uso de la automatrícula, un servicio que utilizaron 17.258 universitarios, unos 300 más que el curso pasado.