La Junta lleva dos años y medio pendiente de resolver un concurso de traslados de 637 veterinarios. Por eso, los sindicatos protestaron con una pitada a la puerta de la Junta.