Manifestación contra la violencia de género
Varias decenas de mujeres protestaron el 31 de octubre en la Plaza Mayor de Valladolid contra este nuevo caso de violencia de género.

Las dos hijas de la mujer de Pedrajas de San Esteban, de 58 años, que murió supuestamente a manos de su marido de 60 el pasado 29 de octubre, se personaron en el Juzgado de Violencia sobre la Mujer como acusaciones particulares contra su progenitor.

Ambas jóvenes, de 28 y 31 años, comparecieron acompañadas por sus abogados para prestar declaración como perjudicadas y personarse en la causa. Ahora será el magistrado quien determine si acepta ambas acusaciones.

En su declaración, confirmaron que la relación entre sus padres era prácticamente inexistente. De hecho, la de ambas con él tampoco era muy fluida y no había comunicación.

El hombre hacía vida independiente, tenía su propio cuarto y en la casa ni le hacían la comida, ni le lavaban la ropa.

Según ellas, la madre hacía más vida social, sobre todo últimamente, y salía con frecuencia por las noches tanto con amigas como con amigos. Esto, según sus suposiciones, no le debería sentar muy bien al padre.

Sin embargo, sostuvieron que en su presencia nunca se había producido un episodio de violencia doméstica. Sí alguna discusión, pero nada excepcional, que hiciera pensar en un desenlace semejante.

El acusado

Tras celebrarse este acto tuvo lugar la comparecencia del acusado en los calabozos del edificio de los juzgados. Allí, el fiscal relató los hechos de los que se le responsabilizan : haberla dado varios golpes con palo y posteriormente acabar con su vida con un cuchillo.

No concretó si se trata de un presunto delito de homicidio o de asesinato, cuyas penas podrían oscilar entre los diez y 15, en el primero de los supuestos, y hasta los 20, en el segundo.

Para poder esclarecer esta imputación, solicitó la práctica de varias diligencias como la realización de dos informes forenses y la testifical del guardia civil ante el que se presentó el día de los hechos en el Puesto de Íscar.

También pidió un informe de la empresa de construcción en la que trabajó hasta días antes del suceso para saber cuál fue la causa de que se despidiera y que se presenten el palo y el cuchillo con los que golpeó y mató a su mujer.

Consulta aquí MÁS INFORMACIÓN DE VALLADOLID.