La dirección del Hospital Comarcal de Sant Bernabé de Berga (Barcelona) ha dimitido por el escándalo interno que ha supuesto que se descubriera que el gerente del centro había puesto una cámara de vigilancia oculta en el vestuario de mujeres para investigar un caso de acoso laboral a una trabajadora.

El gerente del centro, Jordi Campo; el director médico, Josep Lluís Vega, y la directora de enfermería, Sara Tort, presentaron la dimisión el miércoles, que fue aceptada en el caso de Campo y Tort pero no en el de Vega para "garantizar la continuidad asistencial y el funcionamiento del hospital".

No grababa

El gerente del centro fue quien decidió poner la cámara "sin que grabara", a la espera de recibir una autorización de los Mossos después de que una empleada comunicara a la dirección que estaba siendo víctima de un acoso laboral porque le abrian la taquilla y le estropeaban la ropa que tenía en su interior y la dirección del centro pidió permiso a los Mossos para

El Consorcio Hospitalario de Catalunya (CHC) califica la actuación del gerente de "no correcta".

Una empleada descubrió por casualidad una webcam en el vestuario y se generó "alarma social" en el hospital.