El Reina Sofía lleva cinco años aplicando una técnica menos agresiva. La incontinencia urinaria que sufre el 40% de las mujeres, tanto después del parto como pasados los 40, tiene solución. El Hospital Reina Sofía lleva ya cinco años desarrollando una técnica menos agresiva que la anterior. Consiste en colocar una malla para evitar el descenso de los órganos que oprimen a la vejiga causando pérdidas de orina incontroladas. Además de éste, hay otros tratamientos que cada vez son más requeridos por las propias mujeres.

Este asunto sigue siendo tabú, según afirma el jefe del servicio de obstetricia y ginecología, José Arjona, quien afirma que la calidad de vida de las mujeres mejora bastante pasando por esta operación.