Los dos adolescentes (14 años) acusados de grabar en su móvil vejaciones y burlas a un compañero del instituto Val Miñor de Nigrán fueron ayer puestos en libertad tras declarar ante el fiscal de Menores como «imputados». No se tomarán medidas contra ellos hasta que no declare el agredido. Los hechos se produjeron hace una semana y fueron denunciados el pasado lunes por la madre de la víctima. Sin embargo, el director del centro conocía el suceso desde antes. De hecho, requisó el móvil a los presuntos autores pero no los denunció ya que considera que se trata de una «chiquillada», una «broma pesada».