Hai un gochu que vive na nevera y qu’al abrir la puerta, gurnia. Dicen que miete unos glayíos qu’espelurcien al más pintáu. Nun piensen que ye una especie ártica de los del fociquín nin una mascota extravagante.

La última máquina de castigu que diseñó’l maxín humanu consiste nuna miniatura porcina dotada de sensor pa que cuando eches mano al electrodomésticu guardián de la gula, rinchen dellos decibelios hasta que sueltes el pernil, la cerveza, el chocolate. La obesidá, esa complexa enfermedá acomplexante por ser social, psicolóxica y hasta dacuando xenética, ye mui mala de superar. Los que conocemos la tema, sabemos que si andar fraya, comer ensin pan y mueyu, deprime, y eso sí que ye malo. Asina que si yá prebó esi cinchu que-y suda la llorza, la crema reductor, la dieta’l piescu, el chándal y la pista finlandesa... ponga un gochu (de plásticu) na so vida.

Ye mui probable que nun endelgace, pero piense nos demás: ludificará’l so problema y al facese públicu, nun tendrá que cuntar a naide, otra vuelta más, que’l so metabolismu yelentu, el condenáu.