Ensayo militar
Un par de buques de guerra durante unas maniobras antisubmarinos frente a las costas de Taean (Corea del Sur). South Korea Navy / EFE

El primer ministro de Australia, Malcolm Turnbull, dijo este viernes que se vive un "tiempo extremadamente tenso" por la crisis en la península coreana, pero descartó implementar un sistema antimisiles en su país.

"Tenemos vastos acuerdos con nuestros aliados, en particular con Estados Unidos, pero no hemos desplegado en Australia un sistema antimisiles como el que se está desplegando en Corea del Sur actualmente", dijo Turnbull a la emisora 3AW.

El mandatario aseguró que "a medida que avancen las amenazas evolucionará nuestra respuesta", tras señalar que de momento Corea del Norte no ha cumplido su amenaza de lanzar un ataque nuclear, y apostó por una respuesta pacífica a la crisis provocada por las pruebas armamentísticas de Pyongyang.

"Lo que estamos haciendo en términos de detener a Corea del Norte es continuar con nuestra presión contra el régimen a través de extensas sanciones económicas que buscan que Corea del Norte entre en razón", agregó el primer ministro.

China como mediador

Turnbull volvió a instar a China a utilizar la influencia que tiene sobre el régimen de Kim Jong-un para aliviar las tensiones en la península coreana ante lo que calificó como una "conducta temeraria y peligrosa" por parte del país comunista.

Sus comentarios coinciden con la publicación de un informe de las Fuerzas Australianas de Defensa que insta al gobierno a buscar "una mejor comprensión de la defensa balística antimisiles" y una mayor participación en las maniobras "de alta intensidad" con EE UU y Corea del Sur.

Turnbull instó a Estados Unidos a reanudar el diálogo con Corea del Norte

El documento también pone énfasis en "las necesidades diplomáticas para un proceso de paz, no de la desnuclearización" e instó al Gobierno australiano a alentar a EE UU a reanudar el diálogo con el régimen de Pyongyang.

El gobernante australiano, que respalda las acciones de EEUU frente a Corea del Norte, abordará la crisis en la península coreana el 4 de mayo en Nueva York durante su primer encuentro con el presidente estadounidense, Donald Trump.

El pasado fin de semana Pyongyang advirtió a Australia de que podría convertirse en blanco de sus armas nucleares si sigue "ciegamente" a EE UU, días después de que su ministra de Exteriores, Julie Bishop, acusara al régimen norcoreano de ser una amenaza para la región.