El presidente de EE UU, Donald Trump, ve posible un conflicto grave con Corea del Norte a cuenta de sus misiles nucleares, aunque preferiría una solución "diplomática" a la disputa.

"Existe la posibilidad de que podamos acabar teniendo un gran, gran conflicto con Corea del Norte. Absolutamente ", han sido las palabras exactas que Trump ha respondido en una entrevista con la agencia Reuters en el Despacho Oval con motivo de sus cien días en el cargo, que se cumplen este sábado.

Sin embargo, Trump apuntó su deseo de resolver pacíficamente una crisis que ha atormentado a varios presidentes de Estados Unidos, un camino que él y su administración recorren con sanciones económicas. "Nos encantaría resolver las cosas diplomáticamente, pero es muy difícil", aseguró.

El Gobierno de Estados Unidos ya reconoció este jueves estar "preparado para defenderse" ante la "creciente amenaza" de Corea del Norte, y prometió aumentar su presión para que Pyongyang "desmantele sus programas" nuclear y balístico, una tarea en la que espera contar con la ayuda de sus aliados en la ONU.

Ese fue el mensaje que salió de una reunión en la Casa Blanca en la que miembros destacados del equipo de seguridad nacional del presidente Donald Trump informaron a los 100 miembros del Senado sobre los resultados de una revisión de la política de EE UU hacia Corea del Norte encargada por el mandatario.

"El presidente (Trump) busca presionar a Corea del Norte para que desmantele sus programas nuclear, de misiles balísticos y de proliferación mediante un recrudecimiento de las sanciones económicas y la adopción de medidas diplomáticas junto a nuestros aliados y socios regionales", indica un comunicado oficial.