Según ha informado la Comisaría Provincial de Salamanca, sobre las 18.15 horas del miércoles, agentes de dotaciones policiales de seguridad ciudadana se dirigieron a la calle Sarasate, donde una chica estaba siguiendo al presunto autor de un delito de hurto.

A su llegada, varias personas sujetaban al presunto autor de los hechos y conocieron, tras entrevistarse con la joven y con otra que la acompañaba, que ambas vivían en un piso sito en el Paseo de Carmelitas, que comparten con otros dos chicos en habitaciones independientes y que uno de ellos era al que estaban siguiendo, como presunto autor de los hechos.

Ambas manifestaron que desde que llegó a la vivienda, el pasado mes de marzo, las dos habían comenzado a notar la falta de diversas cantidades de dinero de sus habitaciones. Y era en ese momento, el miércoles, cuando una de ellas joven había comprobado que también habían desaparecido 1.000 euros que guardaba en un sobre, que se sumaban a otros 150 de diversas sustracciones anteriores y otros 150 de su amiga y compañera de piso, por lo que el total ascendería a unos 1.300 euros.

La joven conoció que había sido él, con un antecedente por hurto, porque había grabado con la cámara de su ordenador portátil la sustracción de los 1.000 euros, que guardó en un bolsillo tras sacarlos del sobre. También puso en conocimiento de los agentes que, cuando le reclamó la devolución del dinero, fue amenazada.

Consulta aquí más noticias de Salamanca.