El principal partido opositor turco pide la anulación del referéndum

Seguidores del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, celebran la victoria del 'sí' en el referéndum para instaurar en Turquía un sistema presidencialista que ampliará los poderes del jefe del Estado.
Seguidores del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, celebran la victoria del 'sí' en el referéndum para instaurar en Turquía un sistema presidencialista que ampliará los poderes del jefe del Estado.
TUMAY BERKIN / EPA - EFE

El socialdemócrata Partido Republicano del Pueblo (CHP), la principal formación opositora de Turquía, anunció este lunes que pedirá la anulación del referéndum del domingo, en el que un 51,4% de los votantes dijo "Si" a la reforma constitucional para introducir un sistema presidencialista.

Según el vicepresidente del CHP, Bulent Tezcan, la validez del ajustado resultado está ensombrecida por las "amplias" irregularidades registradas en la votación.

El "sí" al sistema presidencialista para dar más poder al jefe del Estado, el islamista Recep Tayyip Erdogan, venció en el referendo celebrado este domingo en Turquía con el 51,3%, cuando el recuento parcial es del 99%.

El CHP (socialdemócrata), el mayor de la oposición, que ha hecho campaña contra la reforma, ha denunciado que la Junta Suprema Electora habría beneficiado al "sí". Erdal Aksünger, uno de los vicepresidentes del CHP, denunció ante la prensa la existencia de "mucha manipulación".

Votos sospechosos

"Solo hay una decisión (posible) que pondría fin a los debates sobre la legitimidad" del resultado, y es "la cancelación del referendo por la Junta Suprema Electoral", dijo Tezcan en rueda de prensa en la sede de su partido en Ankara.

La oposición había prometido el domingo impugnar al menos 2,5 millones de votos que considera sospechosos, algo que podría dar un vuelco al resultado, en el que el "si" ganó con una diferencia de 1,25 millones de papeletas.

Pero el presidente de la Junta Suprema Electoral, Sadi Güven, rechazó este lunes que esos votos, que carecen del preceptivo sello de la mesa electoral, puedan ser falsos.

Tezcan reiteró sin embargo la acusación a esa corte electoral de no cumplir con lo que establece explícitamente la legislación al aceptar esas papeletas.

Y ahora denunció, adicionalmente, que en "muchos lugares", especialmente en las regiones del este y sureste del país, donde se concentra la población kurda y los colegios electorales cerraron más temprano, se llevó a cabo un "escrutinio secreto", es decir, sin la presencia de observadores o representantes de la oposición.

"Este referendo de 2017 pasará a la historia como uno en el que los votos se escrutaron de forma secreta", subrayó el dirigente político, y prometió que su partido llevará el caso ante el Tribunal Constitucional si la Junta Suprema Electoral no reacciona.

También el prokurdo Partido Democrático de los Pueblos (HDP, izquierda), tercero en el Parlamento, denunció en un mensaje en Twitter que impugnará dos tercios de los votos escrutados. "Nuestros datos indican una manipulación en el rango del 3% al 4%", indicó la formación prokurda en esa red social.

País dividido

El "sí" ha vencido en Anatolia y en la región del Mar Negro, bastiones del gubernamental Partido de la Justicia y Desarrollo (AKP), mientras que el "no" se impuso en Estambul, la costa del Egeo, el Mediterráneo y en las zonas surorientales en las que se concentra la población kurda.

El triunfo de la reforma, que se aplicaría a partir de 2019, abriría el camino para que Erdogan pueda gobernar hasta 2029, o, incluso, hasta 2034.

Los partidarios de la reforma sostienen que daría estabilidad al país y mejoraría el crecimiento económico y la seguridad, mientras que la oposición teme que Turquía se convierta en una autocracia debido a los enormes poderes que se atribuiría el presidente.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento