Desde el Tribunal Superior de Justicia de Baleares (TSJIB) ha informado de que los dos profesores y los otros tres investigadores todavía no han declarado ante el juez, que próximamente les citará, y desde la compañía, Lipopharma, se asegura que nunca han comercializado este fármaco, Minerval, y que además se ha confirmado que este ha tenido una "actividad clínica beneficiosa" en pacientes con tumores.

En un comunicado, la UIB ha explicado este miércoles que ha suspendido la actividad docente de los dos profesores en relación a las diligencias abiertas por la Policía Nacional "como medida cautelar inicial".

Según aseguran, estos hechos "no pueden poner en cuestión el prestigio investigador de la UIB, que ocupa una posición destacada entre las universidades españolas en cuanto a productividad investigadora", según el último ranking de universidades, U-Ranking.

Además, destacan que esto tampoco deben poner en cuestión "el buen trabajo de los casi 700 investigadores que desarrollan su tarea en los departamentos e institutos universitarios de investigación que integran la UIB ni del personal de administración y servicios que les dan apoyo".