Quesada ha visitado la vega a petición de los representantes de los agricultores y los regantes y ha comprobado "las alteraciones que está provocando la obra sobre algunos manantiales que corren el peligro de agotarse", como son los casos de Las Madres de Rau y Castilla Fontana. Además, la intervención en algunas acequias ha obstaculizado el curso normal del agua.

Tras ser informado sobre el terreno por uno de los directores técnicos de la obra sobre las actuaciones que se están llevando a cabo para subsanar los problemas derivados de la construcción, el alcalde ha lamentado que "se dé prioridad a la ejecución y cumplimiento de los plazos de la autovía y se relegue, sin garantía alguna, la reparación de caminos y acequias que se han visto afectados por los movimientos de tierra y que condicionan las cosechas de los agricultores".

Quesada, que dirigirá un escrito al Ministerio de Fomento y a la Subdelegación de Gobierno para que "corrijan de forma urgente" los daños causados, ha solicitado a la empresa constructora y a la dirección de la obra que "cumplan con la petición de salvaguardar los servicios y derechos de los agricultores y regantes".

El alcalde ha censurado que la empresa "se niegue a firmar por escrito los acuerdos para mitigar el impacto de la obra en cada tramo, después de obligar a los afectados a contratar a un técnico ingeniero que facilitase la comunicación".

También ha calificado de "auténtica aberración" que se pretenda indemnizar a los agricultores que quieran convertir en secano sus tierras de regadío. "Supondría un daño irreparable, un cambio del ecosistema y del paisaje que ya ha sufrido una preocupante transformación con la construcción de la autovía", ha denunciado.

Consulta aquí más noticias de Granada.