El entrenador prestó declaración el pasado viernes ante el juez, que le ha impuesto una orden de alejamiento de 200 metros respecto a las supuestas víctimas -varios menores- y está investigando los hechos, según han informado a Europa Press fuentes judiciales.

Esta persona, que ha sido despedido del club donde trabajaba, ha quedado en libertad y se le investiga por una modalidad de extorsión sexual vinculada a las nuevas tecnologías, dado que presuntamente presionaba a los menores para obtener imágenes de desnudos o actitudes sexuales, según avanza este martes el diario 'Ideal'.

Los padres de las víctimas se hicieron con estas imágenes que supuestamente intercambiaba el investigado con los menores y fueron los que alertaron de lo ocurrido.

Consulta aquí más noticias de Granada.