En el orden del día de la mesa, según han confirmado a Europa Press fuentes sindicales, se va a debatir la normativa de dedicación docente y el reglamento de los Planes de Asignación del Profesorado (PAP), que se ha trabajado durante los últimos meses con la comisión de trabajo creada de cara a su mejora. Los TFG, en este sentido, están íntimamente vinculados a este aspecto. También se tratará la lista y calendarización de temas a trabajar en futuras reuniones.

Respecto a los TFG, el secretario de la Junta de PDI, Ángel Francisco Villarejo-Ramos (CSIF), ha manifestado a Europa Press que han expuesto ante el Vicerrectorado de Ordenación Académica su queja por lo que consideran un procedimiento "no transparente". Las críticas se centran en la formación de grupos de alumnos -entre cinco y siete-, en lugar de las actuales tutorías individualizadas. A estos estudiantes se les asigna un tutor que da una docencia presencial al grupo por un número de horas igual al 10 por ciento del valor del TFG, por lo que si son seis créditos se imparten seis horas de docencia, o lo que es lo mismo, 0,6 créditos para tutelar cinco o siete TFG: cada trabajo se valora en 0,1 crédito aproximadamente.

"Pedíamos, oyendo a la plantilla, que se incrementase la consideración de horas como tareas dedicadas por los tutores a los TFG, y como respuesta nos endosan de cinco a siete TFG y se computan 0,6 créditos. El estudiante tendrá que realizar, tras estas seis horas docentes grupales, el TFG por su cuenta, y si necesita más apoyo, para eso están las horas de tutorías", lamenta Villarejo-Ramos.

Con esto, añade, solucionan el problema de exceso de créditos en los departamentos "de una manera ficticia, muy similar a la que usaron en Ciencias de la Educación disminuyendo la docencia presencial por crédito". "Que con esto se perjudica al estudiante es evidente, pero eso parece importar muy poco a la universidad", añade.

El proceso se ha iniciado a través de directores de centros, facultades y escuelas. El documento aún no está cerrado y se pretende que los implicados envíen sus aportaciones y sugerencias antes del 30 de marzo a un documento "base, general y flexible", para que con posterioridad los centros puedan elaborar con total autonomía sus normativas internas, según han explicado a Europa Press fuentes de la Hispalense.

No obstante, al PDI le vale para sentir lo remitido como "documento enviado no como borrador, sino como normativa, un tema tan importante tenía que haberse tratado con los representantes y no solo con los gestores".

EN BUSCA DE TRABAJOS MÁS "PRÁCTICOS" Y "REALIZABLES"

De su lado, el rector de la Hispalense, Miguel Ángel Castro, ya explicó en una entrevista a Europa Press que la modificación de la normativa de los TFG -de obligada redacción para aprobar la carrera según los preceptos del Espacio Europeo de Educación Superior- se debe a haber detectado "debilidades" en su dimensión, todo ello al objeto de hacerlos más "útiles, prácticos y realizables".

Castro especificaba que, por ejemplo, un TFG no puede significar para un estudiante más horas de trabajo que las que dictan sus créditos. Así, "si un trabajo es de seis créditos, a 25 horas por crédito, serían 150 horas: todo lo que sea invertir más tiempo que eso no ha estado bien diseñado".

Surge pues una primera reflexión en cuanto a la necesidad de acotar la extensión de los TFG, a lo que se une una ayuda para preparar mejor las entrevistas y contenidos de formación que los tutores deben dar a estudiantes, con la creación de guías particulares "que no podían existir antes porque no encontrábamos estas debilidades".

El rector de la Hispalense apunta también a la calificación: "se diseñó de una manera muy formal y extensa, en forma de ejercicios públicos en presencia de un tribunal, lo que engola, complica y dificulta el desarrollo natural del trabajo".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.