"No es raro encontrar, en algunos casos, carencia de constancia escrita del problema presentado y de la gestión a realizar por los servicios sociales, así como cierres de expedientes sin solución alguna. Constatamos la burocratización y ralentización para las ayudas generadas, provocado por la nueva legislación en materia de recogida de documentación y lo que es más grave, la imposibilidad, dada la escasez de medios, de realizar un estudio y una intervención

adecuada que garantice un seguimiento personalizado a las fuertes y justas demandas de la población", avisa la organización.

Claro ejemplo de esta "precariedad y discontinuidad" en el personal, a juicio de APDH-A, es la nueva interrupción del programa municipal de refuerzo a la aplicación de la Ley de Dependencia. "Lo servicios sociales, muy a pesar de las personas

que lo integran, se han convertido en mediocres servicios asistenciales y de caridad", lamenta el colectivo, que demanda para los servicios sociales municipales "las mejores condiciones para la correcta atención a la población afectada por la pobreza y exclusión social".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.