En los pasillos del Parlament, Busquets ha explicado que su grupo "no ha sido informado" previamente y ha explicado que "se han enterado de lo ocurrido en el momento en el que se producía".

Con todo, ha opinado que la decisión de cerrar al público el pleno, es una interpretación del artículo 68.1 del Reglamento de la Cámara "muy restrictiva", porque en el Parlament se han tratado otros temas concernientes al decoro de la Cámara sin que se haya acordado dicha medida.

"Nos habría gustado debatir delante de los medios de comunicación, para explicar a la gente de la calle de lo que ocurre dentro del Parlament. Esperamos que mañana en la mesa de portavoces se pueda hablar y aclarar el por qué de esta decisión", ha constatado.

"Tenemos la sensación de que hay alguna información hay para emprender una decisión tan contundente", ha apostillado la portavoz adjunta de MÉS.